Blastos

Análisis de Sangre

Información sobre resultados de análisis de sangre

Las células blásticas o blastos son células inmaduras que se encuentran en la médula ósea. Estas células no están completamente desarrolladas y por lo tanto, todavía no desempeñan ninguna función determinada dentro del cuerpo.

Imágen de Blastos

En los seres humanos normales, hasta el cinco por ciento de las células que se encuentran en la médula ósea son blastos. Cuando existe un mayor porcentaje de blastos, puede ser necesario realizar una prueba adicional, ya que esto podría ser un indicador de que padecemos uno de varios trastornos que afectan a la sangre y a los huesos.

Normalmente, los blastos siguen madurando en la médula ósea y luego comienzan a llevar a cabo las funciones establecidas transformándose en glóbulos blancos o glóbulos rojos. Los glóbulos blancos forman el sistema inmunológico y atacan y destruyen a las bacterias y a los virus invasores. Los glóbulos rojos transportan oxígeno por todo el cuerpo y liberan dióxido de carbono para que sea exhalado por los pulmones. En una persona sana, estas funciones se llevan a cabo de forma normal y de manera eficiente. El problema comienza cuando hay demasiados blastos que no maduran.

Cuando hay un coeficiente más alto de lo normal de células blásticas dentro de la médula ósea puede existir un problema. La leucemia es uno de los cánceres más comunes relacionados con la sangre. Generalmente ocurre cuando demasiadas células blancas de la sangre permanecen como células blásticas. A diferencia de las células normales, estas células blásticas mutadas finalmente no maduran y por lo tanto, no comienzan a funcionar en nuestro organismo. Por lo general, siguen siendo inmaduras y se forman a un ritmo más rápido. Esto a la larga provoca un bajo recuento sanguíneo de las células normales.

Hay varios grados de leucemia y de otras enfermedades afines. Un recuento de blastos ligeramente superior puede conducir a una anemia que puede ser tratada sin más problemas. A menudo, los recuentos de blastos muy altos requieren tratamientos contra el cáncer como por ejemplo, la quimioterapia y la radiación para matar a las células que invaden el organismo rápidamente. Esto también puede conducir a una disminución adicional de las células sanas, ya que estas terapias no son lo suficientemente sofisticadas para dirigirse únicamente a las células cancerosas.

Los trasplantes de médula ósea se pueden realizar para reemplazar un mal funcionamiento de la médula. Esto permite al paciente que una vez más pueda producir células que funcionen de forma normal. Los tratamientos con células madre también pueden ser utilizados para reemplazar las células "malas". El principal inconveniente de estas terapias es que se necesita una médula ósea exacta o un conjunto de células madre con el fin de poder realizar los procedimientos. Los donantes suelen ser los hermanos, padres o con menor frecuencia, otros miembros de la familia. En algunos casos, puede encontrarse un donante que no sea pariente.

También te puede interesar...

Artículos relacionados con Blastos