Anticuerpos de antitiroglobulina

Análisis de Sangre

Información sobre resultados de análisis de sangre

El análisis de la tiroglobulina se utiliza principalmente como un marcador tumoral para evaluar la eficacia del tratamiento contra el cáncer de tiroides y para monitorizar la recurrencia del mismo. No todos los cánceres de tiroides aumentan la producción de tiroglobulina, pero los tipos más comunes de cáncer de tiroides, como el papilar y el folicular, frecuentemente lo hacen. Esto da como resultado un aumento de los niveles de tiroglobulina en la sangre.

Imágen de ac anti tiroglobulina

Es habitual solicitar un análisis de tiroglobulina al mismo tiempo que un análisis de TSH, antes de iniciar el tratamiento del cáncer de tiroides para determinar si el cáncer está produciendo tiroglobulina. Si es así, la prueba puede realizarse periódicamente después del tratamiento para monitorizar la recurrencia del cáncer. Se pueden pedir diferentes niveles de tiroglobulina en un período de tiempo (muestras en serie) para ver el cambio en la concentración de la misma. Este cambio, a menudo, proporciona más información que la que nos puede dar un solo valor.

Normalmente se pide una prueba de anticuerpos de antitiroglobulina (TgAb) junto con el análisis de tiroglobulina. Los anticuerpos de antitiroglobulina son proteínas producidas por el sistema inmunológico del cuerpo que atacan la tiroglobulina. Estos anticuerpos pueden desarrollarse en cualquier momento. Cuando están presentes, los anticuerpos antitiroglobulina se unen a cualquier tiroglobulina que haya en la sangre, interfiriendo con la interpretación de la prueba de tiroglobulina. Una vez se han desarrollado, estos anticuerpos no desaparecen y a partir de ese momento, afectarán a los resultados de los análisis de tiroglobulina.

El análisis de la tiroglobulina también se solicita en algunos casos para ayudar a determinar la causa del hipertiroidismo y para monitorizar la eficacia del tratamiento de la enfermedad de Graves. Rara vez puede servir para ayudar a determinar la causa del hipotiroidismo congénito en los recién nacidos.

Para qué sirve el análisis de anticuerpos de antiglobulina

Las pruebas y exámenes de laboratorio pueden realizarse por muchas razones. Las análisis de sangre se llevan a cabo para investigación rutinaria de la salud o si existe sospecha de enfermedad o de toxicidad. Estos análisis se pueden utilizar ​​para determinar si una enfermedad mejora o empeora. Las pruebas de laboratorio también se pueden usar para medir el éxito o el fracaso de un medicamento o de un plan de tratamiento. Los análisis de sangre pueden ser solicitadas por razones médicas o legales.

A continuación te mostramos las posibles razones por las que puede pedirse un análisis de anticuerpos antitiroglobulina:

Resultados normales de anticuerpos antitiroglobulina

Los resultados los análisis de anticuerpos antitiroglobulina pueden variar dependiendo de la edad, el género, la historia clínica, el método utilizado para la prueba y muchos otros factores. Si tus resultados son diferentes de los resultados sugeridos a continuación, no significa que tengas alguna enfermedad. Pregunta a tu médico si tienes alguna duda. A continuación te mostramos los resultados que se consideran normales para estas pruebas:

Adultos:

  • Ensayo inmunoenzimático: <5 Unidades Internacionales/mL (<0,3 Unidades/L kiloInternacionales)
  • Radioinmunoensayo: <20 Unidades Internacionales/mL (<20 unidades/L kiloInternacionales)
  • Ensayo de aglutinación de glóbulos rojos: ≤ 1:10
  • Microscopía de inmunofluorescencia indirecta: Negativo

Significado de los resultados

Las pequeñas cantidades de tiroglobulina son normales en aquellas personas que tienen una función normal de la tiroides. Si las concentraciones de tiroglobulina son inicialmente elevadas en una persona con cáncer de tiroides, entonces, es probable que se pueda utilizar la tiroglobulina como un marcador tumoral. Los niveles de tiroglobulina deberían ser indetectables o muy bajos después de la extirpación quirúrgica de la glándula tiroides (tiroidectomía) y/o después de posteriores tratamientos con yodo radioactivo. Si los niveles son aún detectables, puede haber tejido normal o canceroso de la tiroides restante en el cuerpo de la persona, lo que indica la necesidad de un tratamiento adicional.

En base a los resultados de una prueba de tiroglobulina, el médico puede seguir con una gammagrafía con yodo radioactivo y/o tratamientos con yodo radiactivo para identificar y/o destruir cualquier tejido normal de la tiroides remanente o del cáncer de tiroides. Los niveles de tiroglobulina se deberán revisar de nuevo al cabo de unas semanas o de unos meses para verificar que el tratamiento ha funcionado.

Si después de la cirugía, los niveles de tiroglobulina son bajos durante unas semanas o meses y luego comienzan a aumentar con el tiempo, es probable que se trate de un cáncer recurrente.

Si una persona desarrolla anticuerpos de antitiroglobulina, los resultados de la prueba de tiroglobulina pueden dar unos resultados falsos, ya sea mostrando un nivel más elevado o más reducido, dependiendo del método de ensayo utilizado. Los resultados deben ser interpretados con cautela. La presencia de los anticuerpos disminuye o elimina la utilidad de la prueba de la tiroglobulina como marcador tumoral.

La disminución de los niveles de tiroglobulina en los pacientes tratados para la enfermedad de Graves indican una respuesta del paciente al tratamiento.

Las personas que tienen bocio, tiroiditis o hipertiroidismo pueden tener niveles de tiroglobulina elevados. Esta prueba no se solicita de forma rutinaria si el paciente tiene estas condiciones médicas.

También te puede interesar...

Artículos relacionados con Anticuerpos de antitiroglobulina